San Pedro en el Museo Diocesano

Coincidiendo con la festividad del la Solemnidad  de san Pedro y san Pablo, apóstoles que se celebra el 29 de junio, el Museo Diocesano destaca como Obra del mes el cuadro que representa al apóstol san Pedro.

Esta magnífica obra expuesta en el Museo (Sala II) es un óleo sobre lienzo, montado sobre bastidor de 95 x 75 cm, del S. XVII. Tiene firma ilegible en la esquina inferior izquierda. Y aparecen además unas letras: que puede leerse “… de Guzmán y fehit 16…”. Pertenece a D. Luis Sarachaga Pecero, donada recientemente al Museo.
 
La figura de San Pedro «es una de las fundamentales del mundo católico». Es el apóstol más veces mencionado en el Nuevo Testamento, tanto en los Evangelios, en los Hechos de los Apóstoles como en las Epístolas de San Pablo. Además siempre figura entre los más allegados de los discípulos a Cristo, a pesar de que lo único que sabemos de su vida antes de su conversión es que nació en Betsaida, junto al lago Tiberíades y se trasladó a Cafarnaúm donde, junto con Juan y Santiago, se dedicaba a la pesca. También es llamado en ocasiones Simón y es hermano de Andrés, igualmente es conocido como el «príncipe de los apóstoles».

Según podemos leer en los evangelios, fue llamado por Jesús a orillas del lago Tiberíades (Lc 5), en el episodio de la pesca milagrosa; y fue elegido con Santiago y Juan, para subir al monte Tabor donde ocurrió la Transfiguración.

Jesús le indicará que su nombre es Pedro que significa piedra y sobre él edificará su Iglesia, por ello es el primer Papa, ya que recibió la suprema potestad pontificia del mismo Jesucristo.

Jesús le indicará que su nombre es Pedro que significa piedra y sobre él edificará su Iglesia, por ello es el primer Papa, ya que recibió la suprema potestad pontificia del mismo Jesucristo. Está presente en episodios tan importantes de la Pasión, como en la noche en que Jesús fue arrestado en el Monte de los Olivos. Pedro le prometió que nunca renegaría de su maestro, a lo que Jesús contestó que antes de que cantara el gallo, le negaría tres veces. Efectivamente fueron tres las veces que Pedro negó pertenecer a los discípulos del Salvador (Lc 22,62). Su reacción inmediata será retirarse a llorar, lo que muestra la importancia de la confesión y la oración que será muy estimada por la contrarreforma.

San Pedro fue obispo de Antioquia y posteriormente obispo de Roma, donde estableció su sede, siendo martirizado en tiempos del emperador Nerón, por el año 64 o 67. Fue condenado a ser crucificado, pero considerándose indigno de morir como el Señor pidió ser clavado cabeza abajo. Los huesos de san Pedro están aún hoy en su tumba bajo el altar papal de la Basílica vaticana.  Existe un edículo de 160 d.C.  en el cual puede leerse en griego Pedro está aquí (anunciado por Pío XII al concluir el año santo de 1950).
 
Iconografía

Desde sus más antiguas representaciones, mantiene el mismo tipo físico, que puede ser considerado como un retrato tradicional: de edad madura, con barba redonda gris y cabellos en forma circular  alrededor de una amplia calva. Viste la túnica apostólica azul y el manto ocre que recoge bellamente sobre el brazo izquierdo. El gran realismo con que se trabajan manos y rostro pone de manifiesto las dotes del pintor como retratista.

La pintura expuesta en el Museo Diocesano nos presenta al apóstol sumido en el arrepentimiento, después de haber negado a Cristo por tres veces. Sobre un fondo oscuro en el que se recorta la figura del apóstol, buscando unas calidades de luz y sombra poco acentuadas. El Apóstol implora perdón por su pecado, con las manos entrelazadas sobre el pecho en gesto de piadosa oración y actitud de profundo recogimiento, mientras que la vista se dirige hacia abajo en un profundo gesto religioso.

Esta iconografía penitencial del apóstol va acompañada con tres de los atributos que le representan:
  • La figura gallo (Lc 22,34) símbolo de su traición, Pedro llegó a negar a Cristo hasta tres veces antes del amanecer, señalado por el canto del gallo que se muestra ante un cielo azul en el ángulo superior izquierdo sobre la columna y es el emblema de la negación y de su arrepentimiento.  “Y pensando en esto, lloraba”. (Mc 14,72).
  • Una llave de oro (Mt. 16,19), símbolo del poder de la absolución de los pecados, concedido por el propio Jesucristo y que aparece por primera vez en un mosaico de mediados del siglo V. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo".    
  • Y el libro de todos los apóstoles, símbolo del Nuevo Testamento, como fuente de la predicación y espiritualidad; el otro libro cerrado podría contener sus Epístolas.
Patronazgo

Muchas de las celebraciones se asocian al mar por ser el patrón de los marineros y pescadores. Pedro es invocado como patrono de los pedreros, constructores y fabricantes de ladrillos. También de los porteros, fabricantes de llaves, y sobre los relojeros…
 
Mensaje

«…el apóstol recomienda obediencia, paciencia, respeto a la autoridad, amor a los enemigos y concordia entre los hermanos»
(1 Pe 4,8-9)
 
Texto: Ana María Fernández Rivero

Horario del museo
  • De martes a viernes, de 9:30 a 14:00 horas. 
  • Los sábados, de 10:00 a 12:00 horas.
  • Día de cierre: lunes.
Es posible realizar una visita guiada concertando una cita previamente. El acceso al museo se permite hasta media hora antes del cierre, mientras que el desalojo de las salas comienza 10 minutos antes del cierre.
 

PDP 2019-2020